L’oeil explorateur 2 (🇲🇽)

Cuando les dije, en mi primer artículo, que me apasionaba América Latina, que « soñaba con visitar sus paisajes diversos y poder conocer a las poblaciones locales, intercambiar con ellas para aprender más sobre su forma de vida », no era una broma ni siquiera una exageración de mi estado de ánimo. Mientras escribía estas pocas palabras, no tenía ni idea de dónde iba a estar ahora mismo, a.k.a en Guadalajara en México.

Déjenme contextualizarles.

Mi aventura colombiana de 11 meses terminó el pasado 17 de junio. Siempre recordaré esa fecha. No porque fue el día más feliz, o más triste, no porque pasó algo excepcional. No, nada de eso. Siempre quedará grabado en mi memoria porque deseo recordarlo para siempre. Fue uno de los momentos más significativos de mi vida, como el día en que llegué a Colombia el 20 de julio de 2018. El 17 de junio de 2019, me sentí bien. De verdad. Y como ya he repetido 25 veces a toda mi familia y amigos, esto no me pareció normal. Tienen que saber que soy una persona emotiva y muy nostálgica. El tipo de persona que tiende a « vivir en el pasado », ya ven.

Y sin embargo, ese jueves, a pesar de que me estaba repitiendo desde que me había levantado: « Marina, es la última vez que caminas por las calles de La Candelaria como estudiante de intercambio », « Marina, es la última vez que ves esta magnífica vista de los Andes cuando subes las escaleras de tu universidad », « Marina, es la última vez que tomas el ascensor de City U para llegar a casa », nada que hacer, no podía sentirme triste por mi salida.

Me despido de todos mis amigos colombianos, cruzo mi campus por última vez, dono a los vecinos todo lo que no cabe en mis dos maletas, ordeno todas mis pertenencias, llamo a un taxi, llego al aeropuerto, documento mi equipaje, paso la aduana, me despido del país que me recibió con los brazos abiertos, ya estoy en el avión.

Y empiezo a pensar. Me sentí vacía, sin sentimientos. Este corazón de piedra, cuya existencia nunca sospeché, pesaba mucho en mi pecho. ¿Por qué? Después de tantas aventuras, tantos momentos maravillosos que siempre recordaré… Era injusto no sentir nada al despegar. Así que el vuelo de 10 horas a Madrid me dio tiempo para pensar. Se me ocurrieron varias explicaciones.

  • En diciembre, cuando regresé a Francia por un mes entre los dos semestres de intercambio en Bogotá, se me rompió el corazón. Literalmente. Se suele decir  que los aeropuertos son uno de los lugares más alegres en la Tierra, donde la gente se encuentra otra vez, o está feliz de salir a una nueva aventura. Para mí, ha sido lo contrario. Y este 21 de diciembre de 2018 hacia parte de esa costumbre mía. Me sentí terriblemente mal por abandonar mi país anfitrión durante un mes. Dejar atrás una parte de mi corazón. No estar segura de volver a ver a una personita especial. Despedirme de todos mis maravillosos amigos extranjeros que me habían acompañado diariamente durante estos 5 meses, con los que había viajado, reído, dormido, celebrado, compartido… Todos estos rostros que no volvería a ver en mucho tiempo. Nada será igual que antes y estaba enfadada conmigo mismo por haberlos dejado atrás tan cobardemente. Por todas estas razones, diciembre fue la época en la que me sentí realmente mal, como si mi intercambio académico se hubiera detenido allí.
  • La segunda mitad del año en Colombia fue completamente diferente a la primera. Cuando regresé a Bogotá el 17 de enero, me sentí extranjera de nuevo en este país, a pesar de que mi apartamento me estaba esperando, también parte de mi equipaje que había dejado atrás, mi mejor amiga y roomie, las caras conocidas de mis amigos colombianos, algunos conocidos del primer semestre… Aunque estaba aliviada de poder volver a hablar español, me sentí extranjera de nuevo en este país. Cuando empezaron de nuevo las clases, volvimos a participar, como en agosto, en las actividades de bienvenida a los estudiantes de intercambio, descubrimos otra vez la capital colombiana a través de la mirada sorprendida de los extraños. Sin embargo, yo ya no tenía energía para socializar. No fue un capricho de niña, fue un sentimiento que me paralizó. Cada lugar por el que pasé me recordaba una aventura con los amigos que se habían ido a su país. Cada hora de clase me recordaba una clase del primer semestre. No pude evitar comparar. Y puedo decirles que esta no es la mejor solución. Siguiendo los consejos de amigos y familiares, decidí vivir este segundo semestre de manera diferente, para disfrutarlo tanto como el primero. Así que volví a viajar -un poco menos-, celebré -un poco menos-, compartí salidas con otras personas -un poco menos, una vez más- y estudié duro. Decidí concentrarme en trabajar en la universidad y visitar cada rincón de Bogotá para que la ciudad no tuviera secretos para mí cuando me fuera. De hecho, el primer semestre del intercambio fue, sin duda, el mejor semestre de mi vida. Con las clases interesantes, los encuentros mágicos, los descubrimientos increíbles, los viajes excepcionales, las fiestas locas…. No me había tomado el tiempo de descubrir Bogotá, y me sentía mal por ello. En pocas palabras, el segundo semestre llegó en el momento perfecto para que hiciera lentamente la transición de mi intercambio universitario a mi vida anterior que me esperaba cuando regresé a Francia.
  • Finalmente, una última posibilidad vino a mi mente durante mi reflexión: no podía estar triste porque ya me había despedido inconscientemente de mi bella ciudad anfitriona. Primero, cuando regresé a Francia en diciembre. Creo que salieron más lágrimas como nunca en mi vida. Luego viajé tres veces a México en enero, abril y mayo. Así que estaba acostumbrada a dejar Colombia, sabiendo que volvería pronto. Luego, el final del semestre, que sonó el final de mi año de intercambio, llegó rápidamente el 23 de mayo. Había planeado viajar con algunas amigas a la provincia de Santander antes de salir para México por tres semanas. Cuando regresé a Colombia el 14 de junio, todos mis amigos ya se habrían ido. Así que lee despedí en mayo. Todo era muy raro para mí, no podía darme cuenta de que la aventura había terminado para mí. Hablé de este sentimiento durante muchas horas con mi compañera de cuarto y mi mejor amigo mexicano. Ellos sentían lo mismo. Así que me había preparado para mi salida tres semanas antes. En mi corazón, ya había salido de Colombia a finales de mayo. Eso debería explicar por qué me sentí sin emoción el 17 de junio.

Así que saludé a Colombia como si fuera una simple ciudad donde simplemente me había detenido por una escala, como si me estuviera esperando un destino mucho mejor. De hecho, tal vez lo era. Cuando me despedí de mis amigos mexicanos en diciembre, no tenía ni idea de que tendría la oportunidad de volver a verlos antes de lo esperado. Así que decidí visitarlos en Guadalajara a finales de enero. Y me enamoré. No es que prefiera México a Colombia, no se puede comparar. No, más bien volví a mi vida diaria del primer semestre y me encantó.

Por otro lado, la comida mexicana era mucho más diversa y variada que la cocina colombiana, basada en frituras, arroz y plátanos.

Me sentí menos insegura que en mi barrio en el centro de la capital colombiana -pronto me daría cuenta de que era sólo una impresión-.

Me gustó mucho el centro histórico de Guadalajara, me sentí como en casa allí, a diferencia de la inmensidad de la Ciudad de México o de Bogotá.

Los habitantes eran tan agradablemente cálidos y hospitalarios como los colombianos.

La familia que estaba visitando y que amablemente me dio la bienvenida me recordó a la mía, que extrañaba en Bogotá.

El acento mexicano me fascinó, así como su vocabulario totalmente diferente que intentaba usar para divertirme y no pasar por una « gringa » (literalmente: un americano, simbólicamente: un extranjero).

La música que escuchaban era la misma que en Colombia, me hizo muy feliz – ¡no iba a dejar la cultura del reggaetón!

Los supermercados tenían una oferta de productos mucho más occidental que las tiendas colombianas: finalmente encontré mis yogurts, quesos y verduras congeladas.

Todo parecía haber sido hecho para mi. Así que volví por segunda vez, y luego por tercera vez. La idea de ir a México me motivó a trabajar duro en clase para salir de vacaciones más rápido.

Si no lo hubieran entendido, me enamoré como loca de este nuevo país. Me recordó mis primeras semanas en Colombia.

 

-Elipsis- Actualmente les escribo desde mi habitación en Guadalajara, la capital del estado de Jalisco, México. Llegué aquí después de un mes en Francia el 22 de julio. Esta vez, no es para una estancia corta, sino más bien para unas prácticas de 5 meses. Esta pasantía es una bonificación al diploma, es decir, no está incluida en mi carrera universitaria en Francia. Obtuve oficialmente mi licenciatura tras la validación de mi año en Colombia. Por lo tanto, estoy libre hasta el próximo mes de abril, para pasar algunos exámenes para entrar en el programa de maestría.

¿Qué puede ser mejor que un año de descanso entre tu licenciatura y tu máster para adquirir experiencia en la profesión que te interesa? Motivada como nunca, me puse en contacto con los periódicos de Guadalajara para hacer mis prácticas aquí, y vivir, además de estar inmersa en el periodismo diariamente, un tercer semestre en el extranjero. Decidida y ambiciosa, hice todo lo posible para que uno estos periódicos me aceptara. Tenía una preferencia por uno de ellos, pero el proceso de aceptación fue largo. Un mes después de la entrevista, todavía no estaba segura de que si me iban a aceptar o no. Estaba nerviosa por mi futuro, sin saber si podría seguir viviendo mi sueño latinoamericano o si volvería a casa en Francia. Dos meses. Tres meses. Justo antes del cuarto mes, llegaron la buena noticia: fui aceptada para una pasantía de 5 meses, de agosto a diciembre, en mi opción número 1. ¡Qué alegría!

Además, necesito confesarles algo. México no es una coincidencia para mí. No es tanto el resultado de mis amistades hechas en Bogotá. Nuestra historia es mucho más compleja que eso. Conocido en Francia como un destino paradisíaco para las vacaciones, tenía muchas otras connotaciones para mí. Cuando les informé de mis opciones para el año de intercambio académico, les expliqué por qué Colombia. Pero lo que no les dije es que al principio dudaba entre México, Argentina y Colombia. En Argentina, no había una buena universidad disponible. México fue la elección perfecta para mí, un país desarrollado, cercano a la gran potencia que es Estados Unidos, un buen destino turístico, con una larga historia… Sin embargo, me lo denigraron mucho por la inseguridad, así que finalmente me dirigí a Bogotá, que tenía algunas de las mejores universidades de Sudamérica y cuya seguridad mejoraba día a día.

Parece que siempre volvemos a nuestro destino. Por lo tanto, es un gran placer para mí invitarles a que continúen siguiendo mi blog en los próximos meses. Además de los últimos artículos sobre Colombia, publicaré muchos artículos sobre mi nueva vida mexicana.

Marina

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s